jueves, 29 de octubre de 2015

SMOG VS. EPA

LA PELEA POR LAS PARTES POR BILLÓN   (English version below: The Fight for the Parts per Billion)
Las regulaciones de la  EPA están bajando los niveles de ozono y smog en el aire a niveles razonables para la protección de la salud del globo y sus habitantes, pero las corporaciones parecen creer que el ambiente es una prebenda gratuita y que su conservación para beneficio propio y ajeno no debe pagarse.


Hace un par de días, SustainableBusiness.com News comentó acerca de la intensa oposición legal de algunas industrias energéticas a las nuevas regulaciones sobre smog y ozono de la EPA (Environmental Protection Agency, la agencia norteamericana de protección ambiental) reduciendo la cantidad permisible de smog en el aire y ozono en los alrededores de plantas industriales y usinas.
Una productora de carbón y algunos políticos opositores están litigando judicialmente a la Agencia puesto que, ellos insisten, ls regulaciones son “exorbitantemente costosas y detractoras de empleos”
Según el artículo el problema radica en que la EPA, luego del período de consulta  redujo la cantidad permitida de smog de las 70-75 ppb (partes por billón), a 65 ppb, y que, coincidiendo con lo requerido por grupos ambientales y de salud, estaría dispuesta a reducirla a 60 ppb.
Según la Asociación Americana de los Pulmones, los niveles de 75 ppb pusieron en riesgo a 186 millones de norteamericanos. A 75 ppb, el smog amenaza seriamente a las personas agravando el asma y las enfermedades respiratorias, así como los ataques cardíacos. También dañan al ecosistema reduciendo la capacidad de fotosíntesis de las plantas, retardando el crecimiento de los árboles y reduciendo los rendimientos agrícolas.
El ozono a nivel del suelo es producido por reacciones químicas entre el óxido de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles producidos por vehículos, industrias, usinas y plantas químicas y de solventes, en presencia de la luz del sol. 
Dice el artículo que las recientes regulaciones que afectan a la industria carbonífera, esta hubiera aprovechado para limpiar su accionar mientras gozaban de las excepciones otorgadas raíz de sus lobbies en el gobierno, hoy no se necesitarían regulaciones.
Es increíble que las corporaciones no lleguen a comprender que el aire y el agua son parte de los inestimables servicios que presta la naturaleza y que su conservación tiene un costo que debería incluirse en los pasivos del balance de esas empresas.

(1) EPA Crushed By Lawsuits, No Rule Loose Enough For Polluters, SustainableBusiness.com News, Oct. 27, 2015.

------------------------------------------------------
THE FIGHT FOR THE PARTS PER BILLION
EPA’s regulations reduced the levels of ozone and smog in the air to reasonable levels for the protection of the globe and its inhabitants. But corporations seem to believe that the environment is a gift whose conservation for their own good and others’ must not be paid.
A couple of days ago SustainableBusiness.com News (1) commented on the legal opposition of energy corporations to EPA’s new regulations on smog and ozone reducing the admissible levels around industries and electric plants.
One coal mining company and some politicians are litigating the Agency because, they insist, those regulations are “exorbitantly expensive and job-killing”.
According to the article the problem is that EPA, after a period of consultation, reduced the permissible level of smog from 70-75 parts per billion (ppb) to 65 ppb and that, furthermore, coinciding with the requirements of environmental and health groups it would be ready to reduce it to 60 ppb.
According to the American Lung Association, levels of 75 ppb exposed to risk 168 million Americans. A level of smog of 75 ppb  seriously threatens people, aggravating asma, respiratory diseases and heart attacks. They also damage the ecosystem, reducing plants’ photosynthetic capacity, stunning tree growth and reduce agricultural yields.
At ground level ozone is produced by chemical reactions between nitrogen oxide and volatile organic compounds produced by vehicles, industries, electric and chemical plants and solvents, in the presence of sunlight.
“While the coal industry in particular believes many of these rules are directed at them, the fact is many merely close exemptions the industry has enjoyed for decades through lobbying and lawsuits. If the industry cleaned up its act long ago, regulations wouldn't be necessary”.
It is ubelievable that corporations do not understand that air and water are part of the invaluable services that nature offers and that their conservation carries a cost that should be included in the corporation’s balance sheet.

(1) EPA Crushed By Lawsuits, No Rule Loose Enough For Polluters, SustainableBusiness.com News, Oct. 27, 2015.



martes, 27 de octubre de 2015

EL NIÑO: DUDAS SOBRE SU INTENSIDAD



EL NIÑO: ESTÁ VINIENDO O NO? (ENGLISH VERSION BELOW: El Niño, is it coming or not?
Los científicos del clima no están de acuerdo sobre si este año el fenómeno de El Niño va a ocurrir o no y en caso afirmativo, con qué intensidad. Muchos de ellos opinan que de todas formas sería imprescindible tomar prevenciones ante posibles desastres.   


Image: www.pehuajóagropecuario.com, Argentina (13/09/12)

Un artículo publicado en una reciente actualización de SciDev.News (*) dice que “El Niño llega a su punto máximo cuando se forma una masa de agua caliente en el Pacífico Oriental. Esto causa desastres en el clima en América Central y Sur haciendo que regiones secas de altura se vuelvan lluviosas al tiempo que se crean zonas de sequía en las tierras bajas y tormentas en el Caribe”.
Predecir el comportamiento de El Niño es muy difícil debido a la complejidad del fenómeno. Aún si esa masa de agua caliente se encuentra sin duda en el Pacífico como lo muestran las observaciones satelitales, “esta masa cálida no se está moviendo al sudeste hacia las costas de Perú como ocurriría en caso de un evento de El Niño”. Y, aparentemente, el pico de la masa de agua cálida en el océano se estaría debilitando, lo que podría significar que el fenómeno estaría desvaneciéndose.
“El desacuerdo entre distintas instituciones de investigación sobre clima preocupa a los hacedores de políticas que necesitan de una clara guía para iniciar los preparativos”.  La mayoría de las agencias meteorológicas, sanitarias y de prevención de desastres están de acuerdo en que en el presente caso en el cual hay probabilidades de que ocurra un fuerte El Niño, el prepararse a actuar antes de previsibles desastres es, más que recomendable, imprescindible, particularmente en América Central y Sur.
Es claro que la ocurrencia de un fuerte El Niño es debida al calentamiento global y que las urgentes medidas para prevenir sus consecuencias no son una alternativa. Los políticos que niegan la realidad del cambio climático deberían confiar más en las advertencias de los científicos, aunque estas fueran – según estos políticos afirman – altamente improbables. La seguridad de grandes masas de población en áreas geográficas en desventaja se encuentran en riesgo.
(*) EL NIÑO DOUBT DELAYS DISASTER PREPARATION ( By Patrick Brown/Panos, Publ. date Oct.21, 2015, SciDev.Net update Oct. 25, 2015)
--------------------------------------------------------------------
EL NIÑO: IS IT COMING OR NOT?
Weather scientists do not agree whether the El Niño phenomenon is or is not going to occur this year. Many of them believe that in any case disaster preparations in Central and South America are mandatory.
An article in a recent update of SciDev.News (*) says that “El Niño reaches its peak as a mass of warm water in the eastern Pacific Ocean. This plays havoc with the weather over Central and South America, causing arid, high-altitude regions to become rainy, while creating droughts over the lowlands and storms in the Caribbean”.
Predicting El Niño’s behaviour is very difficult due to the extreme complexity of the phenomenon. Even if the hot water mass in the Pacific is certainly there as shown by satellite observations, “this heat is not moving south-east towards the Peruvian coast as it would during an El Niño event”. And apparently the peak of hot water mass in the ocean is weakening, meaning that the phenomenon may be on its way to vanish.
“The disagreement between different weather research institutions worries policymakers, who need clear guidance to begin preparations”. A vast majority of meteorological, health and preparedness organizations agree that in the present case in which a probably strong El Niño phenomenon may occur, getting ready to act before the foreseeable disasters is, more than recommended, mandatory, particularly in Central and South America.
It is clear that stronger El Niño is due to the warming of the globe, and that urgent actions to stop the climate change are not an option. Politicians that deny the climate change should look into scientific warnings even if they were, as those politicians claim, highly improbable. The safety of disadvantaged masses in not sufficiently developed geographic areas is at stake.
(*) EL NIÑO DOUBT DELAYS DISASTER PREPARATION ( By Patrick Brown/Panos, Publ. date Oct.21, 2015, SciDev.Net update Oct. 25, 2015)

lunes, 26 de octubre de 2015

GANANCIAS VS. SUPERVIVIENCIA

GANACIAS VS. SUPERVIVENCIA (ENGLISH VERSION BELOW: Profits vs. Survival)
Nuestros vecinos del norte americano han propuesto un plan aparentemente plausible para reducir las emisiones, a fin de no superar el aumento previsto de temperaturas globales fijado como su objetivo nacional para la cumbre de París. No obstante la reacción del lobby corporativo se encuentra en pie de guerra contra ese plan.

Como lo explica un artículo en SustainableBusiness News (*) las regulaciones serían la base del plan conocido como US Climate Pledge (Compromiso Climático de los EEUU), sin las cuales sería difícil, si no imposible, cumplir con el compromiso ofrecido por el país del norte de reducción de las emisiones en alrededor del 26-28 % para el año 2030. Y no olvidemos que los EEUU está entre los tres principales contaminantes del mundo.
Esta propuesta, plasmada fuera de ninguna aprobación legislativa, despertó el avispero corporativo en 24 estados cuya economía está basada en gran medida en el uso de combustibles fósiles y fuertemente apoyados por un número de poderosos lobbies corporativos. Si bien otros 13 estados defienden acérrimamente el plan, está en ciernes la guerra legislativa que era de esperar.
El plan propone ir más allá de la reducción el 22% propuesta como objetivo, enfatizar el desarrollo y perfeccionamiento de fuentes de energía renovable, la institución de un plan de créditos por cumplimiento anticipado y de negociaciones del tipo “cap-and-trade”, hacer más eficientes las plantas de carbón incluyendo tecnologías de absorción de gases, e implementar oficialmente regulaciones ambientales.
Obviamente, era de esperar que aquellos que hoy se benefician con la ausencia de regulaciones energéticas ambientales se opongan a este tipo de proyectos. Pero es poco ético para nosotros y criminal respecto de nuestras futuras generaciones el disfrutar utilidades actuales a costa del perjuicio irreversible de nuestros descendientes.
Estamos hablando de capitalismo indiferente vs. futuro del mundo. Quienes critican acérrimamente al capitalismo por su característica de usufructuar hoy a costa de la vida de mañana olvidan que el capitalismo es como un afilado bisturí: criminal en las manos de un infante, pero invalorable en las manos de un cirujano. El mundo está hoy – o debería estar – en condiciones de madurez suficiente como para optar por poner el bisturí en las manos del cirujano y no en las de un niño caprichoso, ignorante o, peor aún, indiferente del daño que causa su divertimento infantil a un mundo que es el único hogar que tenemos nosotros y que tendrán nuestros hijos.
Ing. Jorge Casale, Editor

(*) BATLLE LINES DRAWN AS EXCELLENT CLEAN POWER PLAN PUBLISHED (SustainableBusiness News, Oct. 23, 2015)
-----------------------------------------------------




PROFITS VS. SURVIVAL
Our North American neighbors proposed an apparently plausible plan for the reduction of emissions so as not to exceed the increase in global temperatures pledged as their national goal for the Climate Summit in Paris. Nevertheless, the reaction of the corporative lobby triggered an all out war against this plan.
As stated in an article in SustainableBusiness News (*) the regulations would be the base of the US Climate Pledge, without which it would be difficult – if not impossible – to comply with the country’s committment of reduction of 26-28 % the emissions by 2030. And let’s not forget that the US is among the three largest contaminating countries in the world.
This proposal was put in place in the absence of Congressional legislation on climate and awoke the corporate hornets’ nest in 24 states whose economies are based, in good extent, on the use of fossil fuels, and is aggressively supported by a number of powerful corporative lobbies. Even if the plan is strongly supported by other 13 states, the legislative war that could have been foreseen is about to explode.
The plan proposes going beyond the objective of 22% reduction in emissions, promote the development and improvement of renewable energy sources, set up a plan of credits for advance compliance, negotiations of the “cap-and-trade” type, make improvements in coal plants including gas absorption technologies, as well as officially implementing environmental regulations
Obviously, it was to be foreseen that those that presently benefit by the absence of environmental regulations would oppose this type of projects. But it is unethical for us, and criminal for future generations to enjoy present profits at the cost of irreversible harm for ours descendants.
We are talking of indifferent capitalism vs. the future of the world. Those that bitterly criticize capitalism for its nature of enjoying today at the expense of tomorrow’s survival forget that capitalism is like a sharp scalpel: criminal in the hands of an infant, but invaluable in the hands of a surgeon. The world is today – or should be – with enough maturity to opt for the scalpel in the hands of the surgeon and not in those of a spoiled brat, ignorant – or better yet – indifferent of the harm that his childish divertimento causes to a world that is the only home we have and our children will have.
Jorge Casale, Editor

(*) BATLLE LINES DRAWN AS EXCELLENT CLEAN POWER PLAN PUBLISHED (SustainableBusiness News, Oct. 23, 2015)

viernes, 23 de octubre de 2015

DESRROLLO VS. CAMBIO CLIMÁTICO

DESARROLLO VS. CAMBIO CLIMÁTICO  (ENGLISH VERSION BELOW: DEVELOPMENT VS. CLIMATE CHANGE)
La controversia entre desarrollo y la protección del ambiente generalmente se concentra separadamente en cada uno de estos objetivos como si ellos estuvieran desconectados, lo que torna muy difícil analizar su interrelación. La radicalización de las posiciones lleva a una pulseada donde el objetivo principal es vencer al oponente en vez de encontrar relaciones mutuamente beneficiosas.



Los gases invernadero están fuertemente relacionados con el cambio climático. Las discusiones habituales proponen o reducir las emisiones – por ejemplo, las energías no renovables – o la captura de los gases producidos, ya sea por absorción de carbono por parte de los bosques o los océanos, o los métodos de captura y almacenamiento bajo tierra de los gases producidos.
Dejando de lado los enormes problemas técnicos y ambientales del almacenamiento subterráneo, así como la inaceptable acidificación de los océanos por el CO2 absorbido o su absorción limitada por los bosques, la única alternativa restante parece ser la reducción del uso de las energías no renovables.
Pero las energías renovables tampoco son ambientalmente gratuitas. Las plantas hidroeléctricas necesitan del anegamiento de tierras frecuentemente productivas, la reubicación de comunidades en ellas asentadas, serios daños a la biodiversidad, amenazas a áreas geológicamente sensibles, etc.
Las generadoras eólicas necesitan significativas inversiones, son frecuentemente acusadas de que matan un gran número de aves y son criticadas por no pocos porque afectan al paisaje.
Generar energía solar requiere también grandes inversiones en la instalación de enorme cantidad de paneles además del costo de almacenarla en sofisticadas baterías – en el caso de las fotovoltaicas – y las ineficiencias de transformación en el caso de las fototérmicas.
En ambos casos el costo del transporte y transformación de la energía generada no es para nada despreciable. Así, pues, en la controversia entre energía y clima podemos decir que nada viene, precisamente, “de arriba”: alguna cosa hay que sacrificar.
El mundo moderno es acusado de sobreconsumo con sus amenazas relacionadas a los recursos limitados. Su optimización involucra profundas consideraciones macroeconómicas y políticas. Así, las negociaciones a cargo de los innumerables organismos internacionales generalmente terminan en la lamentable realidad de expresiones de deseos o acuerdos que nadie parece tener la intención de cumplir.
Y aún al nivel personal, todos clamamos por la restricción del consumo para salvar el planeta. Pero cuán sinceros son estos reclamos está por verse; todos queremos el nuevo auto, el último celular, transporte aéreo cuando es posible, calefacción y aire acondicionado ilimitado, etc.
En el forcejeo por nuestra porción de los recursos limitados están, por una parte, los países desarrollados que no quieren ceder sus ventajas de la modernidad; y por la otra las naciones en desarrollo que tratan de no reducir sus magras participaciones - y, de ser posible, que otros levanten la factura. La verdad es que todos somos reacios a ceder nuestra “baldosa”, ignorando que la solución de la discrepancia, en este caso como en cualquier otro, necesita del esfuerzo combinado de ambas partes.
Un reciente artículo en SicDev.Net (*) lo destaca muy claramente: “No existe una integración del cambio clim´tico global, el desarrollo y las políticas de desastres. Pero la ciencia indica que estos problemas y la forma de afrontarlos están interrelacionados. El dar a las políticas sobre el cambio clñimático un contexto más amplio podría conducir a acciones más efectivas”. El artículo citado, sin embargo, trata a los problemas del cambio climático y el desarrollo mayormente desde un punto político a partir de los aspectos relacionados con el manejo de los desastres derivados del cambio climático, pero soslaya en gran medida los aspectos macroeconómicos de la discusión. Este es un problema muy complicado que mejor trataremos en otra occasion.   
Ing.Jorge Casale, Editor


---------------------------------------------------------------------

DEVELOPMENT VS. CLIMATE CHANGE
The controversy between development and protection of the environment usually concentrates on either one of these two goals as if they were disconnected from each other, which makes it difficult to analyze their interrelationship.  Radicalizing positions leads to an arm wrestling attitude where the main purpose is to beat the opponent not to find mutually beneficial relationships.
Greenhouse gas emissions are strongly related to climate change. The usual discussions propose either to reduce emission – for example non renewable energy generation and consumption – or to capture the produced gases by carbon absorbing forests and oceans or the underground storage methods. 
Leaving aside the enormous technical or environmental problems and consequences of underground storage, the ocean acidification by absorption of CO2 and the limited capacity of absorption by forests, the only alternative left seem to be reducing the use of non-renewable energies.
But renewable energy does not come environmentally free either. Hydroelectric plants need flooding large areas of usually productive land, forced relocation of communities, serious damage to biodiversity, threats to geologic sensitive areas, etc.
Wind farms need significant investment and are frequently charged with the deaths of large numbers of birds, as well as criticism for affecting the landscape.
Solar energy requires big investments in facilities - generation and storage in the case of photovoltaic - plus unavoidable energy transformation inefficiencies in the case of photothermal plants.
In both cases the cost of transporting and adapting the generated energy is not negligible. In the subject of the controversy between energy and climate we can say that “there is not a free lunch”: something has to give.
The modern world is accused of overconsumption with its related threat to limited resources whose optimization involves deep macroeconomic and political considerations. Negotiations in charge of the innumerable international agencies usually end up in the pitiful reality of wishful thinking or agreements that nobody seem willing to respect.
Even at the personal level, we all pledge for restricting consumption to save the planet. How sincere are these pledges is still to be seen; we all want to have a new car, the last cellphone, air travelling, etc.
In the wrestling for our shares in the limited resources there are, on the one side, the developed countries trying to coopt for the most of modern advantages and, on the other side the developing nations that strive not to reduce their share - and, if possible, that somebody else pays for it. The truth is that we are all reluctant to give up our foothold and seem to forget that solving the discrepancy will need a combined effort on both sides.
A recent article in SicDev.Net (*) very well points out: “There’s no integration of global climate change, development and disaster policy. But science says the problems, and ways to tackle them, are often interrelated. Giving climate change policy a wider context could spur more action”. The article deals though, mainly on the disaster aspects of the divorce between development and environmental protection; it does not delve too much into the macroeconomical aspects of the discussion. It’s a complicated matter we’d better deal with in some other occasion.
Jorge Casale, Editor


martes, 20 de octubre de 2015

EEUU: AUMENTO DEL NIVEL DEL MAR POR CALENTAMIENTO GLOBAL

EEUU: CASI INEVITABLE AUMENTO DEL NIVEL DEL MAR EN 414 CIUDADES, (SustainableBusiness.com News, Oct. 15, 2015)
(ENGLISH VERSION BELOW: U.S., Rising sea level)
En los EEUU, ya está prácticamente garantizada la inundación de las ciudades de Miami y Nueva Orleans por el aumento de los niveles del mar, aún si las emisiones de carbono se detuvieran hoy: ya no hay vuelta atrás.  



El estudio "Carbon Choices Determine US Cities Committed to Futures Below Sea Level," (“Los niveles de producción de emisiones de carbono determinan qué ciudades de los EEUU estarán irremisiblemente bajo el nivel del mar en el futuro) publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, concluye que estos cambios son inamovibles a menos que las emisiones en el mundo lleguen a su máximo para el 2020, lo que hasta ahora no está ocurriendo.
Otros estudios muestran (Other studies show) que para el 2050 las inundaciones ocurrirán mensualmente en 24 ciudades mayores del país, y algunas de ellas serán un hecho de la vida cotidiano hacia la década del 2070.
Otros trabajos indican que la Antártida se está derritiendo mucho más rápidamente de lo esperado (http://www.sustainablebusiness.com/index.cfm/go/news.display/id/26181) y un estudio publicado en Nature esta semana concluye que solo una fuerte diminución de las emisiones durante los próximos 10 años podrían evitar un catastrófico colapso de sus capas de hielo, colapso que produciría aumentos del nivel del mar que durarán miles de años.
Al presente, lo que los países prometen para manejar el clima (countries' climate pledges) no son suficientemente consistentes pues resultarán en un aumento de temperatura global de alrededor de 3ºC. A esos aumentos de temperatura el hielo de la Antártida se habrá derretido completamente. 
Pero si la humanidad lograra detener el aumento de temperatura en 2ºC las placas de hielo se estabilizarían y permanecerían practicamente intactas. Para ello el aumento de temperatura debe culminar alrededor del 2020 y ser menor de cero para el 2100.   
A pesar de esto, ya es inevitable un significativo aumento del nivel del mar. Globalmente, los niveles del mar son 3 pulgadas (7,5 cm) mayores que en 1992, y 8 pulgadas (20 cm) mayores que hace 100 años, según la NASA (according to NASA) – y el paso se está acelerando. Aproximadamente un tercio del aumento se debe a la expansión de océanos calientes, otro tercio del deshielo de las capas árticas, y el último tercio del deshielo de glaciares montañosos. Por lo menos un aumento del nivel del mar de 3 pies (90 cm) es irreversible.
--------------------------------------------

jueves, 8 de octubre de 2015

MERCADO ORGÁNICO MUNDIAL 2015, CIFRAS

PREFERENCIA EXPLOSIVA POR LOS ORGÁNICOS  (ENGLISH VERSION BELOW: EXPLOSIVE PREFERENCE FOR ORGANICS)
La agricultura y los alimentos orgánicos han existido por muchas décadas habiendo alcanzado en la mayor parte del mundo porcentajes mínimos de los mercados generales de alimentos. Sin embargo, hoy el mundo está experimentando un crecimiento explosivo de la preferencia de los consumidores por los orgánicos, tanto es así que la demanda está superando ampliamente la oferta, lo que pronostica para el sector un brillante futuro.

Una publicación muy reciente (1) cita el último estudio (2015) de la Organic Trade Association (OTA) que indica que “el 2014 fue otro año record para el ramo orgánico general en los EEUU, ya que el mismo creció un 11,3 % con ventas de US$ 39.100 millones”.
La producción de alimentos orgánicos se está quedando muy demorada respecto de la demanda. Aún así, “las ventas de alimentos orgánicos alcanzó US$ 35,900 millones (un crecimiento del 11%) y las ventas orgánicas no alimentos alcanzaron US$ 3.200 millones (un aumento de casi el 14%) – el mayor incremento anual en 6 años. 

El artículo menciona que “en 1997, año en que comenzó el seguimiento estadístico las ventas de alimentos orgánicos fueron de US$ 3.400 millones, lo que representaba solo el 1% de las ventas totales de alimentos. Desde entonces los alimentos orgánicos en los EEUU sobrepasaron constantemente el crecimiento anual del 3% del total de las ventas de alimentos totales, mientras que en el 2014 los orgánicos constituyeron casi el 5% de todas las ventas de alimentos.  

Hoy los orgánicos proveen el 12% de todo el producto fresco de los EEUU, duplicando su participación de la última década”. Las frutas y vegetales constituyen el 36 % de las ventas de alimentos orgánicos en los EEUU, un crecimiento del 12% en el 2014, llegando a los US$ 13.000 millones. Y también las “ventas de lácteos orgánicos crecieron un 11% y alcanzaron un monto de ventas de US$ 5.460 millones”.
"La mayoría de los hogares Norteamericanos en todas las regiones del país tienen a los orgánicos como una parte constitutiva de sus compras en negocios minoristas y supermercados – habiendo crecido de un 68% a casi un 80% de los hogares en los estados sureños norteamericanos, y casi un 90% en la Costa Oeste y Nueva Inglaterra”, dice la OTA.
El artículo mencionado también dice que “las operaciones certificadas de los EEUU alcanzaron el número de 19,474, lo que implica un crecimiento respecto del 2014 del 5%, según el Departamento de Agricultura de los EEUU (USDA).
Si consideramos no solo los EEUU sino todo el mundo, hay 27.814 operaciones que satisfacen los estándares orgánicos del USDA, un aumento del 250% desde el 2002, momento en que comenzó el seguimiento.
El artículo también puntualiza que los consumidores prefieren comprar los alimentos orgánicos cerca de su casa.
La publicación Sustainable Business arriba nencionada indica que según BioFach el Mercado orgánico global está valuado en US$ 70,000 millones, liderado por los EEUU con casi la mitad de esa cifra. Lo siguen Alemania, escoltada por Francia y China.
El número de granjas orgánicas del mundo se acerca de los 2 millones, abarcando más de 43 millones de hectáreas – 6 millones más que en el 2013 – la mayoría en Uganda y Mexico.

Es interesante notar que, según el artículo mencionado, “mientras que el mercado norteamericano de alimentos (y bebidas) orgánicas es el más grande del mundo, los países en desarrollo son los mayores productores de los alimentos orgánicos que se consumen (en los EEUU)”.
                       
(1) US Organic Food Sales Reach Record $39 Billion in 2014 (SustainableBusiness.com News, Sep. 29, 2015)
-----------------------------------------------------------

EXPLOSIVE PREFERENCE FOR ORGANICS
Organic agriculture and organic foods have existed for many decades taking up minimal percentages of the general foods market mostly anywhere in the world. But today the world is experiencing  an explosive growth of preference for organics, so much so that demand is surpassing offer, pointing out to a clear road for the future of organics.
A most recent publication (1) citing the Organic Trade Association's (OTA) 2015 Organic Industry Survey, mentions that “2014 was another record year for the US organic industry, as it grew 11.3% with sales of $39.1 billion”.
Supply of organic foods is becoming quite short of demand. Even so, “organic food sales reached $35.9 billion (up 11%) and non-food organic sales reached $3.2 billion (up almost 14%) - the biggest annual rise in 6 years”. 

The article mentions that “in 1997, when tracking began, sales were $3.4 billion, accounting for only 1% of total US food sales. Since then, organic food has consistently surpassed the average 3% growth rate for total US food supplies, and as of 2014, organic provides almost 5% of all food” 

Today organic provides 12% of all produce in the USA, “doubling its share during the past decade”. Fruits and vegetables comprise 36% of US organic food sales, up 12% in 2014 to $13 billion. And also US “organic dairy sales increased  almost 11% to $5.46 billion”.
"The majority of American households in all regions of the country now make organic a part of their supermarket and retail purchases - from 68% to almost 80% of households in southern states, to nearly 90% on the West Coast and in New England," says OTA. 
The article also says that “US Certified Operations rose to 19,474 certified organic farms in the US, up 5% in 2014, according to the Department of Agriculture (USDA).
If we consider not just the US but the whole world, there are 27,814 operations that meet USDA organic standards, rising 250% since 2002, when tracking began.
The article also points out that consumers prefer to buy organic foods closely from home.
The aforementioned Sustainable Business publication states that as of 2013 the global organic market is valued in some $70 billion, led by the US with about a half of that figure, according to BioFach. Germany is next, followed by France and China.
The number of organic farms worldwide is of some 2 million, comprising over 43 million hectares – 6 million more than in 2013 -, with most of them located in India, Uganda and Mexico.

It is interesting to notice that, according to the article above, “while the US is the largest single market for organic food (and beverages), developing countries are the biggest producers of the food we eat”.
                       
(1) US Organic Food Sales Reach Record $39 Billion in 2014 (SustainableBusiness.com News, Sep. 29, 2015)
Full article: http://www.sustainablebusiness.com/index.cfm/go/news.display/id/26418?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+SBInvestorNews+%28SustainableBusiness.com+Investor+News%29